La Chispa de Zunray Enero 2020

Ramakrishna

Namaste yogins,

Comenzamos década nueva con mucha ilusión y gran certeza en que nuestra práctica del yoga ensalza la unidad de la comunidad global.

Ramakrishna es el sabio del mes. Vivió y enseñó durante el siglo XIX en un templo muy importante cercano a Calcuta. Es considerado por muchos como avatar, encarnación de lo divino plenamente consciente. Este concepto nos parecerá más familiar si pensamos en la figura de Jesús. El misticismo de Ramakrishna es muy interesante ya que abrazó todas las ramas y los credos, estudiándolos con gran devoción y poniéndolos en práctica hasta que había integrado plenamente su sabiduría. Esto le llevó a encarnar la universalidad del camino interior. Enseñaba a través de parábolas y cuentos que todo el mundo podía comprender y su doctrina aunaba elementos provenientes de la sabiduría del Bhakti, el yoga de la devoción, del Advaita Vedanta y del Tantra. Una de sus grandes enseñanzas es que “al igual que hay muchos credos, hay muchos caminos” para llegar al mismo destino, a la realización plena de que somos Consciencia Suprema. Debido a su exploración de diversas tradiciones Ramakrishna tenía la capacidad de conectar con la manera de sentir de personas de procedencias muy distintas y llegar al corazón de todos ellos.

Para Ramakrishna el éxito de nuestra práctica requiere gran perseverancia y el deseo auténtico del corazón por ver la esencia de la realidad. Enfatizaba que todo es divino y que nuestra práctica debe llevarnos a ver la Consciencia en todas las personas, animales y cosas con las que tratamos día a día, incluidos nosotros mismos.

Fue el maestro de Swami Vivekananda, que llegó a ser su principal discípulo y cuyo discurso en el primer Parlamento de las Religiones, celebrado en Chicago en 1893, cambió el curso de la historia del yoga y su expansión a nivel mundial. El discurso recibió una ovación de tres minutos y a raíz de este evento permaneció en Occidente durante tres años difundiendo las enseñanzas de la filosofía yóguica. Gracias a esto, en muchos estadounidenses y europeos creció una gran curiosidad que les llevó a invitar a otros místicos y académicos que empezaron a crear escuelas de hinduismo y yoga en el mundo occidental.

“Dios está en todos los hombres, pero no todos los hombres están en Dios; por eso sufrimos.”

¡Más sobre Ramakrishna en clase! Nos vemos en la esterilla,

Aham prema
Zaira