La Chispa de Zunray Febrero 2020

Screen Shot 2020-01-30 at 13.46.42

Namaste yogins,

“Practica la meditación. Encontrarás que dentro de tu corazón llevas un paraíso portátil”.

El maestro del mes no es sino Paramahansa Yogananda, autor de Autobiografía de un Yogui, probablemente el libro sobre yoga más conocido a nivel mundial y que está considerado como una de las publicaciones más importantes del siglo XX. En él describe sus experiencias en el camino interno y numerosos encuentros con otros yogins fascinantes que rozan lo mágico y sobrenatural.

La vida de Yogananda fue un acto de servicio hacia el despertar global. Iniciado en la meditación desde muy niño, cuando era joven recibió el mensaje de que debía viajar a occidente y en 1920 comenzó a difundir las enseñanzas del yoga por Estados Unidos. Su trabajo fue pionero y precursor de la revolución yóguica actual. Como curiosidad, te gustará saber que George Harrison, Steve Jobs y otros personajes influyentes estudiaron las enseñanzas de este gran yogin.

Su nombre significa “la Dicha Suprema del yoga” porque la práctica refina y destila nuestro cuerpo-mente-corazón hasta que todo se disuelve en el océano de dicha que es la Consciencia. Dejó un legado de numerosos libros, charlas y entrevistas que recogen sus enseñanzas y, recientemente, se creó un documental maravilloso titulado “Awake”, si no lo has visto, te lo recomiendo.

Algo especialmente destacable de su doctrina es que a través del amor y de la práctica, entre todos podemos transformar el mundo. La Consciencia es el conjunto compuesto por todo lo que existe, incluidos nosotros, y que la meta esencial de nuestra vida debe ser amar esta Consciencia plenamente, viéndola y experimentándola en todas partes, sabiendo que tal realización trae consigo beneficios determinantes para la comunidad global. A través del Kriya Yoga de Yogananda, el yoga de la acción, podemos meditar, enaltecer la energía primordial en nuestro propio cuerpo-mente para entonces abrazar el mundo y el papel que desempeñamos en él como seres humanos despiertos. Nuestra presencia aquí es una afirmación de lo divino y nuestra personalidad o ego, la herramienta al servicio de la luz interior.

Uno de las aportaciones más bonitas de Yogananda es que mostró el paralelismo existente entre las enseñanzas de Jesús y la vía del yoga. Supo transmitir la universalidad del misticismo hablando en los términos de nuestra propia tradición cristiana ya que la realización del Ser es un principio universal subyacente en todas las tradiciones del planeta.

¡Nos vemos en la esterilla!

Aham Prema
Zaira