La Chispa de Zunray octubre 2019

patanjali-yoga-1183453969

Namaste yogins,

Este mes se lo dedicamos a una de las figuras más relevantes del yoga: Patanjali.

La tradición yóguica es milenaria de modo que los textos antiguos fueron transmitidos oralmente de maestros a discípulos hasta ser recogidos en papel y la autoría es, con frecuencia, más colectiva que personal. Aunque existen diferentes opiniones académicas sobre quién fue nuestro sabio del mes y es un personaje que baila entre la leyenda y la realidad histórica, hay un acuerdo generalizado en el mundo del yoga que habla de Patanjali como la persona que compiló el Yoga Sutra, probablemente el texto más influyente en el yoga moderno.

Fue gramático y autor de tratados médicos y de danza. Se le considera patrón no sólo del yoga sino también de los bailarines clásicos de India y, aunque las fechas varían bastante, lo situamos cronológicamente alrededor del año cero de nuestra era. Patanjali significa “ofrenda caída del cielo” y es que la leyenda que envuelve a este personaje resulta fascinante. Se cuenta que el Dios Vishnu estaba recostado sobre la serpiente Adishesha, cuando entró en trance meditativo mientras observaba la danza trascendental de Shiva. Adishesha sintió tal fascinación por la profundidad de la meditación de su señor que rogó a los dioses dedicarse algún día a glorificar el camino del yoga. Para ello empezó a meditar sobre la manera como podría encarnarse en la Tierra y desempeñar su papel. Un día en sus contemplaciones, vio a una yogini ya mayor, que rezaba pidiendo ser madre pues estaba llegando al final de sus días y no había podido engendrar un hijo con quien pudiera compartir su sabiduría y los logros de su práctica. Al final de sus plegarias tomó agua entre sus manos para ofrecérsela a Surya, dios del sol, y cuando abrió los ojos vio una pequeña serpiente bailando feliz en el agua. Esta empezó a crecer y se transformó en un precioso niño, quien le habló a la yogini diciéndole que había venido como hijo para recoger sus enseñanzas y transmitir la luz del Yoga al mundo. Era Patanjali, la más maravillosa ofrenda que cayó del cielo para compilar el Yoga Sutra.

Durante octubre, hablaremos más en clase sobre los Yoga Sutras, pero te animo a que empieces a leerlo por tu cuenta, es un texto que ilumina como pocos.

¡Nos vemos en la esterilla!
Aham prema

Zaira