La Chispa de Zunray Enero

sparkJAN

Namaste,

Y la vida nos dice estos días “¡Bienvenidos a un nuevo año!!!” Un comienzo, una oportunidad para empezar de nuevo teniendo muy presente que este es el primer año del resto de nuestras vidas. Somos tan afortunados de poder estar aquí en la Tierra, en 2019, y de poder elegir cómo queremos hacerlo que cómo no vivir desde la conciencia más elevada posible.

Del mismo modo que el nuevo año acaba de empezar e igual que una flor comienza su existencia como un pequeño capullo, el yoga nos invita a iniciar nuestra práctica siempre desde el interior.

Físicamente – significa que el foco de la práctica lo ponemos en el cuerpo interno y sutil. Es cierto que realizamos asanas en el exterior, pero lo hacemos manteniendo la atención en que hay una plantilla interior o arquitectura energética que sostiene las formas percibidas como materia. La postura deja de ser forzada o impuesta y se convierte en una manifestación de lo que se siente por dentro, fluye entonces como una emanación desde el corazón de todas las cosas.

Mentalmente – quiere decir que estamos cada vez menos atrapados en las fluctuaciones mentales dañinas que nos separan tanto de nosotros mismos como de los demás. Estas incluyen el hablar/pensar negativamente, la comparación, la crítica o el cotilleo. En oposición a eso, empezamos a pasar más tiempo viendo la luz en todo y en cualquier circunstancia. Nuestras relaciones con la gente se vuelven más auténticas porque nos mostramos al mundo sin menos filtros y con mayor claridad.

Espiritualmente – moverse desde dentro en el plano del alma significa que comprendemos con mayor certeza que somos un alma encarnada en un cuerpo-mente-corazón sagrado y, por tanto, todo lo que hacemos, decimos o pensamos proviene de este nivel de existencia. La distancia entre el ser personal y el ser universal se va haciendo más pequeña y las barreras se disuelven más y más.

¡Bienvenido 2019! Que compartamos muchísimos momentos increíbles de yoga, que nuestra práctica conjunta lleve luz y amor al universo entero.

Nos vemos en la esterilla,

aham prema – somos amor

Zaira